Rincón de la Oración

Celebraciones - Rincón de la Oración

PARA INICIAR UNA REUNIÓN

 

Aquí nos tienes, Señor, reunidos por Ti. Necesitamos tu presencia.

Ven, sigue con nosotros. Enséñanos lo que hemos de hacer, muéstranos el camino.

Sé el inspirador de nuestras decisiones.

No permitas que faltemos ni al respeto ni a la justicia.

Que la ignorancia no nos pierda ni el afecto nos engañe.

Únenos a Ti para seamos una sola cosa y caminemos en la verdad

Con las manos unidas, formamos grupo junto a Ti, Jesús.

Sentimos el calor del compañero. Nuestra fuerza une las manos, nuestros corazones los unes Tú.

Y al sonreírnos entre nosotros, es tu alegría la que asoma a nuestros labios.

Tu amor, tu alegría y tu fuerza, habitan en cada uno de nosotros y nos impulsan a formar un grupo unido.

Señor, nosotros queremos amarnos, sin que nadie quede excluido.

Queremos vivir alegres y no dejaremos que el enfado nos separe.

Queremos ser una fuerte cadena y entre todos haremos cosas grandes.

Que ninguno se sienta marginado ni haya nadie despreciado entre nosotros.

Al que esté triste o preocupado, trataremos todos de ayudarle.

PORQUE ERES TÚ QUIEN NOS UNE, JESÚS.

Actualizado ( Jueves, 15 de Octubre de 2020 10:49 )

Leer más...

 
Celebraciones - Rincón de la Oración

DEJARME QUERER

Si Dios vive y está en nosotros como el abrazo amoroso que envuelve el universo, entonces de lo que se trata es de dejarse querer. La oración consiste en dejarse abrazar por Dios. Es como volver a la casa donde siempre nos esperan y, como el hijo pródigo, dejar que nuestro Padre-Madre nos abrace y nos cubra de besos.

La oración es un encuentro amoroso con Dios. Dios siempre está dispuesto; siempre está a nuestra espera.

Lo que más deseamos y ansiamos en nuestra vida es que nos quieran. El amor es la fuerza más dinámica del universo. La esperanza del amor abre las puertas de un futuro de plenitud.

¿Dónde se funda la esperanza del amor si no es en el Amor? ¿No es el Amor lo que andamos buscando por los senderos y revueltas de la vida, por nuestras ansias y desazones?  ¿Dónde encontrarnos con el Amor que ansía el corazón humano y que daría un atisbo de esperanza a un mundo bastante terrible?

La oración es un encuentro en que el Amor nos quiere.

La oración es dejarse querer. Por eso nos abandonamos y confiamos en Dios para descubrir que Dios nos quiere desde toda la eternidad y por toda la eternidad.

Dios está esperándonos siempre en nuestro propio corazón. Llevamos al Amor con nosotros y el Amor nos lleva.

J.Mardones

Actualizado ( Jueves, 15 de Octubre de 2020 10:50 )

Leer más...

 
Celebraciones - Rincón de la Oración

CONTEMPLATIVOS EN LA ACCIÓN

Esto significa varias cosas:

En primer lugar, que contemplamos la realidad desde la perspectiva de la Liberación mayor que descubre la fe: la perspectiva del Reino. La realidad sobre la que hacemos nuestra experiencia espiritual, mirada a la liz de la fe y desde la opción por los pobres -desde los “pequeños”-, la vemos como el gran proceso de Liberación, como el proceso mismo del Reino, en el que se enmarcan los procesos históricos de nuestros pueblos y de cada una de nuestras personas.

Significa que nuestra contemplación se da en medio de un proceso de liberación, con sus agitaciones, sus condicionamientos, sus riesgos, sus limitaciones y sus posibilidades. De hecho, no se da fuera del mundo, en las nubes, en un Olimpo celestial,en la pura intimidad, en la abstracción, en la neutralidad política, en la contemplación puramente espiritual

Significa que contemplamos la realidad desde la Liberación; no desde fuera, sino desde dentro, en la liberación misma, implicados en ella, participando en sus luchas, asumiendo sus causas… y realizándola: liberando y liberándonos.

Contemplamos, pues, liberando; y contemplando, aportamos también Libración.

Pedro Casaldáliga

 

La oración no es un refugio ni una apelación al milagro.

La verdadera  oración exige  que busquemos hacer nosotros mismos                                                                          lo que pedimos que Dios haga.

Si yo pido “nuestro” pan de cada día,  debo dar yo mismo ese pan a los que no lo tienen.

Si pido por la paz, debo comprometerme yo mismo en el camino de la paz.                                                                   La oración no está hecha de palabras en el aire.

No podemos orar, si no somos plenamente responsables de lo que decimos.

Solo entonces gustaremos hasta qué punto la oración es el reconocimiento del poder y de la iniciativa de Dios.

Esto es el evangelio: orar con los brazos en cruz al Dios que no ama los brazos cruzados.

Cardenal Echegaray

 

Me has seducido, Señor

Me has seducido, Señor, y me dejé seducir,

desde que aprendí tu nombre balbuceando en familia.

Me has seducido, Señor, y me dejé seducir

en cada nueva llamada que el alto mar me traía.

Me has seducido, Señor, y me dejé seducir

hasta el confín de la tarde, hasta el umbral de la muerte.

Me has seducido, Señor, y me dejé seducir

en cada rostro de pobre, que me gritaba tu rostro.

Me has seducido, Señor, y me dejé seducir;

y en desigual combate me has dominado, Señor.

Y es bien tuya la victoria. Me has seducido, Señor,

en un desigual comercio y la victoria es bien nuestra.

 

Pedro Casaldáliga

Actualizado ( Lunes, 08 de Septiembre de 2014 21:46 )

 
Celebraciones - Rincón de la Oración

El verdadero sentido de la confianza

“No temas porque Dios te ha dado el Reino”.  Si no has descubierto esto, toda la religión será inútil para ti.

Una vez descubierto el tesoro, sabrás que todo lo demás es arena. No te costará ningún esfuerzo poner en el tu corazón y apartarlo de todo lo que no es auténtico, por muy atrayente y reluciente que aparezca.

Antes de descubrirlo, la confianza es indispensable. Nadie tira por la borda las seguridades, si antes no encuentra la total seguridad. Muchas veces te han dicho que tienes que vender todo lo que tienes. Pero la realidad es muy tozuda. Nadie da nada por nada.

Actualizado ( Jueves, 15 de Octubre de 2020 10:51 )

Leer más...

 
Celebraciones - Rincón de la Oración

En Jesús, Dios amanece para todos.

Dios se manifiesta siempre y en toda criatura. ¿Por qué no lo descubro?. Muy sencillo: O busco un Dios que no existe. O le busco dónde no está.  O le busco con la razón y no con el corazón.

No hay que buscar a Dios, sino la luz que nos permite verlo en todas partes.

Al entrar en una habitación, no busco la lámpara, sino el interruptor. Una vez pulsado, instantáneamente se hace la luz.

La luz está dentro de ti. Puede llevar tiempo encontrar el interruptor. Sigue tanteando, en cualquier momento lo descubrirás.

Actualizado ( Jueves, 15 de Octubre de 2020 10:51 )

Leer más...

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 Próximo > Fin >>

Página 2 de 3
Comunidad Santo Tomás de Aquino

Comunidad Fe y Cultura
Cantoral
Usuario/a
Acceso