Rincón de la Oración

Celebraciones - Rincón de la Oración

CON LAS MANOS UNIDAS

Con las manos unidas, formamos grupo junto a Ti, Jesús. Sentimos el calor del compañero.

Nuestra fuerza une las manos, nuestros corazones los unes Tú.

Y al sonreírnos entre nosotros, es tu alegría la que asoma a nuestros labios.

Tu amor, tu alegría y tu fuerza habitan en cada uno de nosotros y nos impulsan a formar un grupo unido.

Señor, nosotros queremos amarnos, sin que nadie quede excluido.

Queremos vivir alegres, y no dejaremos que el enfado nos separe.

Queremos ser una fuerte cadena y entre todos haremos cosas grandes.

Que ninguno se sienta marginado ni haya nadie despreciado entre nosotros.

Al que esté triste o preocupado, trataremos todos de ayudarle.

PORQUE ERES TÚ QUIEN NOS UNE, JESÚS.

 

GRACIAS, JESÚS AMIGO

Me siento contento, Jesús, entrada la noche.

Feliz porque sé que eres mi amigo y me has hecho saber todo cuanto el Padre a Ti te ha dicho.

Me alegro de oír tu Palabra, Buena Noticia y encontrar en ella luz y fuerza.

Jesús, Tú has sabido llegar hasta dentro hablar a mi corazón de hombre. Gracias.

Me siento feliz por tu pan y tu vino repartido con nosotros. Feliz a tu mesa como amigo convidado. Gracias.

Tengo el corazón contento porque en él salta tu vida, tu gracia, tu amor. Gracias.

Jesús amigo, te agradezco tu vida en mí, el amor del Padre en mí,

y la amistad de tu Espíritu en mí. Gracias.

 

Me siento grupo, pueblo, Iglesia,y el vivir de mis hermanos en mí y su amor y su fe y su esperanza en mí.

Hoy he visto, Jesús, el rostro del Padre en tu rostro.

Hoy he visto, Jesús, tu rostro en el de mis hermanos.

Haz que mi mirada, tranquila e iluminada, sea un testimonio viviente

de que te llevo conmigo, de que estoy en paz.

Cuando Tú mismo pongas a prueba mi confianza permitiendo que el aire se vaya enrareciendo

y que embargue la sensación de que el suelo se está resquebrajando bajo mis pies,

que mi mirada les recuerde a todos que no hay nadie que cuente con la fuerza suficiente

para arrancarme de Ti, en quien caminamos, respiramos y somos...

Y si un día Tú mismo permites que el odio me salpique, y me prepare trampas,

y falsee mis intenciones y las desfigure,

que la mirada de tu Hijo vaya repartiendo serenidad y amor a través de mis ojos.

Helder Cámara. “Gritos y Plegarias”

Actualizado ( Lunes, 08 de Septiembre de 2014 22:08 )

 
Celebraciones - Rincón de la Oración

PARA INICIAR UNA REUNIÓN

 

Aquí nos tienes, Señor, reunidos por Ti. Necesitamos tu presencia.

Ven, sigue con nosotros. Enséñanos lo que hemos de hacer, muéstranos el camino.

Sé el inspirador de nuestras decisiones.

No permitas que faltemos ni al respeto ni a la justicia.

Que la ignorancia no nos pierda ni el afecto nos engañe.

Únenos a Ti para seamos una sola cosa y caminemos en la verdad

Con las manos unidas, formamos grupo junto a Ti, Jesús.

Sentimos el calor del compañero. Nuestra fuerza une las manos, nuestros corazones los unes Tú.

Y al sonreírnos entre nosotros, es tu alegría la que asoma a nuestros labios.

Tu amor, tu alegría y tu fuerza, habitan en cada uno de nosotros y nos impulsan a formar un grupo unido.

Señor, nosotros queremos amarnos, sin que nadie quede excluido.

Queremos vivir alegres y no dejaremos que el enfado nos separe.

Queremos ser una fuerte cadena y entre todos haremos cosas grandes.

Que ninguno se sienta marginado ni haya nadie despreciado entre nosotros.

Al que esté triste o preocupado, trataremos todos de ayudarle.

PORQUE ERES TÚ QUIEN NOS UNE, JESÚS.

 

GRACIAS AL ATARDECER

 

GRACIAS JESÚS por este atardecer suave, por el sol que ya se esconde y por tus criaturas que se retiran a descansar

GRACIAS JESÚS por la gente que llena ahora las calles, unos porque regresan de su trabajo

otros porque salen a pasear. Y enseguida, padres e hijos se juntarán en los hogares a compartir la mesa y el descanso.

GRACIAS JESÚS porque nos has hecho así: trabajamos y nos cansamos; descansando recuperamos las fuerzas.

Nos separamos y volvemos a reunirnos. Y cada uno en su tarea, todos juntos, colaboramos para hacer un mundo

cada vez más bello y más humano.

GRACIAS JESÚS por los hombres que han trabajado, por el día que se acaba, por la luz que ya no alumbra,

por la luna y las estrellas.

PORQUE ASÍ LO HICISTE TODO, ¡GRACIAS, JESÚS!

 

PLEGARIA DEL PERDÓN

Porque no quiero seguir lejos de Ti, dame, Señor:

un poco de tu nieve para mi barro,

un poco de tu luz para mi noche,

un poco de tu paz para mi lucha,

un poco de tu fe para mi duda,

un poco de tu alegría para mi pena,

un poco de tu amor para mi odio,

un poco de tu agua para mi sed,

un poco de tu vida para mi vida,

un poco de Ti para mí. Amén.

 

ATRÁENOS

Señor Jesucristo, las cosas que nos apartan de Ti son muy variadas: todas esas preocupaciones estériles,

eso frívolos placeres, esos inútiles cuidados. Tantas cosas que tratan de distraernos, de atemorizarnos

y de paralizarnos: el orgullo que nos impide aceptar la ayuda de los demás, la timidez que nos mantiene

paralizados hasta la autodestrucción, el remordimiento de nuestros antiguos pecados que huye de la

pureza y de la santidad como huye la enfermedad de los remedios del médico. Pero, a pesar de todo, Tú

eres más fuerte que todas esas cosas. Atráenos, cada vez más fuertemente, hacia Ti”.

Soren Kierkegaard

Y DIJO DIOS

Si nadie te ama, mi alegría es amarte.

Si lloras, estoy deseando consolarte.

Si eres débil, te daré mi fuerza y energía.

Si nadie te necesita, yo te busco.

Si eres inútil, yo no puedo prescindir de ti.

Si estás vacío, mi ternura te colmará.

Si tienes miedo, te llevo sobre mis espaldas.

Si quieres caminar, iré contigo.

Si me llamas, vengo siempre.

Si te pierdes, no duermo hasta encontrarte.

Si estás cansado, soy tu descanso.

Si pecas, soy tu perdón.

Si me hablas, trátame de Tú.

Si me pides, soy don para ti.

Si me necesitas, te digo: estoy aquí, dentro de ti.

Si te resistes, no quiero que hagas nada a la fuerza.

Si estás a oscuras, soy lámpara para tus pasos.

Si tienes hambre, soy pan de vida para ti.

Si eres infiel, yo soy fiel.

Si quieres conversar, yo te escucho siempre.

Si me miras, verás la verdad de tu corazón.

Si estás en prisión, te voy a visitar y liberar.

Si te quiebras, te curo todas las fracturas.

Si te marchas, no quiero que salves las apariencias.

Si piensas que soy tu rival, yo no quiero quedar por encima de ti.

Si quieres ver mi rostro, mira un flor, una fuente, un niño.

Si estás excluido, soy tu aliado.

Si todos te olvidan, mis entrañas se estremecen recordándote.

Si no tienes a nadie, me tienes a mí.

Si eres silencio, mi palabra habitará tu corazón.

J. F. Moratiel

6. DISPOSICIÓN PARA TODA LA VIDA

 

Hazme, Señor y Dios mío,

obediente sin contradecir, pobre sin ser miserable, casto con toda madurez,

paciente sin murmuración, humilde sin ficción, alegre sin superficialidad,

profundo sin abatimiento, maduro sin pesadez, precavido sin desesperación,

sincero sin hipocresía, bondadoso sin arrogancia, coherente en mis palabras y obras.

Concédeme, Señor Dios, un corazón vigilante: que ninguna curiosidad le aparte de Ti;

noble: que ninguna influencia lo envilezca;

firme: que ninguna tribulación lo debilite;

libre: que ningún afecto lo esclavice.

Concédeme, Dios misericordioso, desear lo que te es grato,

investigarlo prudentemente, conocerlo verazmente,

cumplirlo perfectamente para gloria y alabanza de tu nombre.

Actualizado ( Lunes, 08 de Septiembre de 2014 21:58 )

 
Celebraciones - Rincón de la Oración

DEJARME QUERER

Si Dios vive y está en nosotros como el abrazo amoroso que envuelve el universo, entonces de lo que se trata es de dejarse querer. La oración consiste en dejarse abrazar por Dios. Es como volver a la casa donde siempre nos esperan y, como el hijo pródigo, dejar que nuestro Padre-Madre nos abrace y nos cubra de besos.

La oración es un encuentro amoroso con Dios. Dios siempre está dispuesto; siempre está a nuestra espera.

Lo que más deseamos y ansiamos en nuestra vida es que nos quieran. El amor es la fuerza más dinámica del universo. La esperanza del amor abre las puertas de un futuro de plenitud.

¿Dónde se funda la esperanza del amor si no es en el Amor? ¿No es el Amor lo que andamos buscando por los senderos y revueltas de la vida, por nuestras ansias y desazones?  ¿Dónde encontrarnos con el Amor que ansía el corazón humano y que daría un atisbo de esperanza a un mundo bastante terrible?

La oración es un encuentro en que el Amor nos quiere.

La oración es dejarse querer. Por eso nos abandonamos y confiamos en Dios para descubrir que Dios nos quiere desde toda la eternidad y por toda la eternidad.

Dios está esperándonos siempre en nuestro propio corazón. Llevamos al Amor con nosotros y el Amor nos lleva.

J.Mardones

 

CONDÚCEME

Guía mis pasos:

No te pido que me hagas ver desde ahora

Lo que me reservas para más adelante.

Un solo paso es bastante para mí.

No he sido siempre así; ni tampoco he rezado siempre

para que Tú me condujeras.

Deseaba escoger y ver mi camino,

pero ahora, condúceme Tú,

siempre más adelante.

Experiencia del Cardenal Newman

Gritos y Plegarias, 306-7

Actualizado ( Lunes, 08 de Septiembre de 2014 21:52 )

 
Celebraciones - Rincón de la Oración

CONTEMPLATIVOS EN LA ACCIÓN

Esto significa varias cosas:

En primer lugar, que contemplamos la realidad desde la perspectiva de la Liberación mayor que descubre la fe: la perspectiva del Reino. La realidad sobre la que hacemos nuestra experiencia espiritual, mirada a la liz de la fe y desde la opción por los pobres -desde los “pequeños”-, la vemos como el gran proceso de Liberación, como el proceso mismo del Reino, en el que se enmarcan los procesos históricos de nuestros pueblos y de cada una de nuestras personas.

Significa que nuestra contemplación se da en medio de un proceso de liberación, con sus agitaciones, sus condicionamientos, sus riesgos, sus limitaciones y sus posibilidades. De hecho, no se da fuera del mundo, en las nubes, en un Olimpo celestial,en la pura intimidad, en la abstracción, en la neutralidad política, en la contemplación puramente espiritual

Significa que contemplamos la realidad desde la Liberación; no desde fuera, sino desde dentro, en la liberación misma, implicados en ella, participando en sus luchas, asumiendo sus causas… y realizándola: liberando y liberándonos.

Contemplamos, pues, liberando; y contemplando, aportamos también Libración.

Pedro Casaldáliga

 

La oración no es un refugio ni una apelación al milagro.

La verdadera  oración exige  que busquemos hacer nosotros mismos                                                                          lo que pedimos que Dios haga.

Si yo pido “nuestro” pan de cada día,  debo dar yo mismo ese pan a los que no lo tienen.

Si pido por la paz, debo comprometerme yo mismo en el camino de la paz.                                                                   La oración no está hecha de palabras en el aire.

No podemos orar, si no somos plenamente responsables de lo que decimos.

Solo entonces gustaremos hasta qué punto la oración es el reconocimiento del poder y de la iniciativa de Dios.

Esto es el evangelio: orar con los brazos en cruz al Dios que no ama los brazos cruzados.

Cardenal Echegaray

 

Me has seducido, Señor

Me has seducido, Señor, y me dejé seducir,

desde que aprendí tu nombre balbuceando en familia.

Me has seducido, Señor, y me dejé seducir

en cada nueva llamada que el alto mar me traía.

Me has seducido, Señor, y me dejé seducir

hasta el confín de la tarde, hasta el umbral de la muerte.

Me has seducido, Señor, y me dejé seducir

en cada rostro de pobre, que me gritaba tu rostro.

Me has seducido, Señor, y me dejé seducir;

y en desigual combate me has dominado, Señor.

Y es bien tuya la victoria. Me has seducido, Señor,

en un desigual comercio y la victoria es bien nuestra.

 

Pedro Casaldáliga

Actualizado ( Lunes, 08 de Septiembre de 2014 21:46 )

 
Celebraciones - Rincón de la Oración

El verdadero sentido de la confianza

“No temas porque Dios te ha dado el Reino”.  Si no has descubierto esto, toda la religión será inútil para ti.

Una vez descubierto el tesoro, sabrás que todo lo demás es arena. No te costará ningún esfuerzo poner en el tu corazón y apartarlo de todo lo que no es auténtico, por muy atrayente y reluciente que aparezca.

Antes de descubrirlo, la confianza es indispensable. Nadie tira por la borda las seguridades, si antes no encuentra la total seguridad. Muchas veces te han dicho que tienes que vender todo lo que tienes. Pero la realidad es muy tozuda. Nadie da nada por nada.

Sugerencias sobre la salvación

He venido a traer fuego a la tierra. El fuego que Jesús trae me tiene que consumir a mí. Mi falso yo, sustentado en lo material, tiene que consumirse para que surja el verdadero ser.

Todo lo que trabajemos para potencias la individualidad, será ir en dirección contraria a la verdadera meta. Mientras más adornos coloques, más lejos estaré de mi verdadero ser.

Para que surja el oro de mi verdadera naturaleza, tiene que arder la escoria de mi ego. La luz que ya existe en el fondo de mI ser, solo se manifestará cuando arda mi materialidad.

El seguimiento exige disponibilidad

“Si alguno quiere venir conmigo…” Jesús no impone nada, simplemente propone. Las condiciones no las pone Él: son exigencias de la propia naturaleza humana.

Elegir lo que es mejor para mí por convicción personal, nunca puede ser renuncia o sacrificio.  Sólo si me muevo por programación externa renunciaré a aquello que sigo creyendo que es mejor.

Sólo el verdadero conocimiento, la iluminación, la sabiduría puede llevarme a una búsqueda de bienes definitivos. Mientras no alcance esa luz, andaré dando tumbos. Descubierto el tesoro, todo lo demás pierde valor.

Aceptarnos como somos

¡Amigo, sube más arriba!. Esta frase sacada de contexto, podría se el lema del hombre terreno. Pero más allá de lo terreno tú eres más de lo que crees ser. Nada ni nadie te puede impedir alcanzar esa meta espiritual. Sólo tú renuncias a alcanzarlo.

No tienes que hacer nada, ni conseguir nada. Todo lo que pretendas alcanzar ya lo tienes. Todo lo que pretendas ser ya lo eres. Solamente tienes que tomar conciencia de ello.

Si descubres esto, dejarás de necesitar alabanza y admiración de los demás. No necesitarás aparentar más de lo que eres. Tu bienestar no dependerá de los otros. Perderás todo el miedo, porque nadie puede arrebatarte lo que eres. Estarás a la puerta de tu libertad.

Actualizado ( Lunes, 08 de Septiembre de 2014 21:27 )

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 Próximo > Fin >>

Página 2 de 3
Comunidad Santo Tomás de Aquino

Comunidad Fe y Cultura
Celebraciones en comunidad
Cantoral
Usuario/a
Acceso