Celebraciones - Temas Humanos

Participación política de los cristianos                                     13 Noviembre 2016

I.  ACOGIDA Y PRESENTACIÓN:

En nuestro encuentro de este domingo, proponemos profundizar en el tema: “Participación política de los cristianos.

El mensaje de Jesús, además de una dimensión personal, tiene una dimensión comunitaria, que incluye la participación en la vida pública.

“Vosotros sois la sal de la tierra…” empieza el evangelio de Mateo, que hoy hemos elegido, para iluminar nuestra reflexión (que es continuación de las Bienaventuranzas). “ Un buen católico debe entrometerse en política, dando lo mejor de sí...” (Papa Francisco, 16-09-2013), para que exista la paz y el bien común.

Los ciudadanos, y muy especialmente si son cristianos, no pueden desentenderse de la política. La política es una forma de caridad, porque apoya el advenimiento del Reino d Dios.

Que nuestra reflexión de hoy nos ayude a participar mejor en la vida común de nuestro pueblo.

CANTO: Solo le pido a Dios, p. 83

2. LITURGIA DE LA PALABRA:

* Primera Lectura: Gaudium et Spes nº 75

Siguiendo la reflexión del tema, hemos escogido estos trozos entresacados  del Capítulo IV “ Gaudium et spes”, para que nos ilumine y nos haga preguntarnos por nuestras responsabilidades, individuales y colectivas, si queremos ser coherentes y valientes ante el reto actual de cómo actuar  colaborando todos en la vida política.

1.- Los cristianos todos deben tener conciencia de la vocación particular y propia que tienen en la comunidad política; en virtud de esta vocación están obligados  a dar ejemplo de sentido de responsabilidad y de servicio al bien común; así demostraran también con los hechos cómo puede armonizarse la autoridad y la libertad, la iniciativa personal y la necesaria solidaridad del cuerpo social, las ventajas de la unidad combinada con la provechosas diversidad…. Los partidos políticos deben promover todo lo que a su juicio exige el bien común; nunca, sin embargo, está permitido anteponer intereses propios al bien común.

2.- Los ciudadanos por su parte, individual o colectivamente, eviten atribuir a la autoridad política todo poder excesivo y no pidan al Estado de manera inoportuna ventajas o favores excesivos…De todos modos es inhumano que la autoridad política caiga en formas totalitarias o dictatoriales que lesionen los derechos de la persona o de los grupos sociales.

3.- Hay que prestar gran atención a la educación cívica y política, que hoy día es particularmente necesaria para el pueblo, y sobre todo para la juventud, a fin de que todos los ciudadanos puedan cumplir su misión en la vida de la comunidad política.

* Música meditativa,

* Evangelio: Mt 5, 13-16, Jesús no fue un cobarde. Ni pretendió ingenuamente enseñar una religión que «no se metería en política». Lo que ocurre es que Jesús vio claramente que lo único que cambia de verdad la política es la renovación interior de las personas., si algo dejó claro el movimiento de Jesús es que un pequeño grupo de personas, que se renuevan de verdad interiormente, transforman un Imperio. Todos queremos cambiar el sistema actual. Pero lo que nadie quiere es renovarse a sí mismo.

Jesús dejó muy claro que, para seguir su proyecto, hay que ser innovador e incluso revolucionario, es decir, opta por una forma de vida y de convivencia basada en el respeto a los demás, la tolerancia la justicia, el Amor y la dignidad con los mas débiles

Tanto la sal como la luz son dos elementos indispensables en nuestra cotidianeidad con los que contamos para la misión transformadora que nos encomendó Jesús

“ Ustedes son la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve insípida, ¿cómo podrá ser salada de nuevo? Ya no sirve para nada, por lo que se tira afuera y es pisoteada por la gente.

Ustedes son la luz del mundo: ¿cómo se puede esconder una ciudad asentada sobre un monte? Nadie enciende una lámpara para taparla con un cajón; la ponen más bien sobre un candelero, y alumbra a todos los que están en la casa. 16 Hagan, pues, que brille su luz ante los hombres; que vean estas buenas obras, y por ello den gloria al Padre de ustedes que está en los Cielos”.

* Reflexión comunitaria,

* Proponer formas de participación política previa y posterior a los partidos políticos.

** ¿Cómo comprometernos más personal y comunitariamente en la vida política y pública?

** * ¿Cómo educarnos mejor y educar  a la gente en la partición política?

* Música de reflexión,

3. NUESTRAS OFRENDAS

La Constitución española: Presentamos en esta eucaristía la Constitución española de 1978,

y destaco de todo ello ese Preámbulo diseñado por el profesor Tierno Galván, de pocas líneas pero de una riqueza excepcional. Tanto es así que creo que nos convendría leerlo y releerlo, una y otra vez, como hacemos con el Quijote o con la Biblia.

En él se nos dice que “la Nación española”, en un acto de auténtica y profunda compasión, oye su propio grito[1], su hondo deseo de “justicia, libertad, seguridad y de bienestar para todos...”; y aspira a que estos grandes valores se vivan en todo el territorio español.

Para ello se pone mano a la obra; se pone a trabajar para conseguir ese ideal que resume en cinco-seis apartados:

- Consolidar y garantizar una convivencia democrática en un Estado de  Derecho.

- Con Protección de los DDHH, culturas, tradiciones, lenguas, instituciones de todos los españoles.

- Promocionando el progreso cultural y económico

- Estableciendo una sociedad democrática avanzada, capaz de desenrollarse buscando adaptaciones a los tiempos.

- Y consolidando un fortalecimiento de relaciones pacíficas y eficaces con todos los países del mundo.

¡Y sin hacer una sola referencia al desarrollo del “espíritu de competencia”, del Preámbulo de la LOMCE!

+ Programas políticos,

+ Senda de Cuidados,

+ Apoyo a l@s saharian@s,

+ Bolsas,

[2] + Pan y vino, + RECITADO,

Papeles mojados, con música de fondo

4. ORACIÓN COMUNITARIA,

TODOS.- Fortalecidos por tu palabra luminosa e impulsados por las percepciones e inquietudes del Concilio Vaticano II cuyo testimonio nos ayuda a iluminar los gozos y esperanzas del mundo actual, nos reunimos en torno a tu mesa para celebrar un banquete al que están llamadas todas las personas de buena voluntad y entonamos tu himno de alabanza:

SANTO, SANTO, SANTO (de la misa salvadoreña)

L1 – Tu Espíritu nos impele al compromiso cotidiano con todas las gentes que sufren hambre, violencia, injusticia, intolerancia y opresión.

L2 – Fieles a tu mensaje nos sentimos implicados en todas las luchas y proyectos que intentan construir una realidad social nueva y fraterna.

TODOS – Queremos participar activamente en todas las causas transformadoras a través de los diferentes medios de actuación personal y colectiva: los movimientos sociales, los partidos políticos, los sindicatos de clase y todas las organizaciones sociales que trabajan por la justicia y por la paz.

L3 – El pan y el vino que vamos a compartir significan este vínculo de amistad y de pertenencia a tu Reino y por eso recordamos aquel momento transcendente en que cenabas con tus discípulos y nos dejabas esta práctica fraterna que ahora reiteramos.

L4 – Como aquella noche, tomamos el pan, lo bendecimos y decimos:

TODOS.- Tomad y comed todos de él porque esto es mi cuerpo que será entregado por vosotros.

L5 – Del mismo modo, acabada la cena, tomaste el cáliz, lo bendijiste y los diste a tus amigos diciendo:

TODOS.- Tomad y bebed todos de él, porque este es el cáliz de mi sangre, sangre de la alianza nueva y eterna, que será derramada por toda la humanidad, para el perdón de los pecados. Haced esto en conmemoración mía.

L6 – Este es el sacramento de nuestra fe.

TODOS.- Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección. Ven, Señor Jesús.

L7 – Te pedimos, Señor, por la unidad y la acción común de todas las mujeres y todos los hombres de buena voluntad. Que los cristianos participemos con coherencia y esperanza en la gestación de instrumentos de liberación para esta humanidad que “gime con dolores de parto”

TODOS – Recordamos tus palabras de despedida a tus discípulos “No te pido que los libres del mundo, sino que los guardes del mal”.

L8 – Nos sentimos partícipes de tu Iglesia, pero manifestamos nuestra profunda inquietud por sus carencias, sus traiciones y sus errores en el cumplimiento de tu mensaje.

TODOS.- Agradecemos el rayo de esperanza que nos aporta el Papa Francisco con su testimonio perseverante y con las dificultades que ha de superar en el proceso de reformas de las estructuras eclesiásticas.

L9 – Acuérdate de nuestros hermanos que durmieron con la esperanza de la resurrección.

TODOS.- Acoge en tu seno a todas las víctimas de la injusticia, del hambre, de la guerra y de la opresión, especialmente a las que en estas mismas fechas sufren el abandono en el mar y en las fronteras.

L10 – Haznos testigos de tu misericordia en el mundo actual siguiendo el ejemplo de todos los creyentes comprometidos, los militantes en las causas justas y las organizaciones de todo tipo que practican el humanismo solidario y la defensa de los derechos humanos. Identificados con todos ellos, nos atrevemos a decir:

TODOS – Padrenuestro… (rezado y unidas las manos)

5. COMUNIÓN

* Música de meditación

* CANTO: Id y enseñad, p. 22

6. ACCIÓN DE GRACIAS:

Gracias Padre en primer lugar por mandarnos a tu Hijo Jesús que nos enseñó que todos, Él también, somos hermanos.

Gracias porque Él nos dio el Mandamiento Nuevo del AMOR

Ayúdanos para que nos cale su mensaje, para que pongamos nuestro esfuerzo y nuestra voluntad en que la Justicia llegue hoy y siempre a los que sufren, a los más necesitados.

También queremos ser felices nosotros, pero sentimos que no es posible conseguirlo sin ellos, si nuestros hermanos no nos acompañan.

Creemos en la palabra de Jesús y estamos seguros de que es posible otro mundo más justo y solidario. Queremos poner nuestra voluntad y nuestra pequeña colaboración para conseguirlo junto con todos aquellos hijos tuyos que están dispuestos a trabajar por ello.

También queremos darte gracias por que hoy hemos estrenado un nuevo grupo para preparar y presentar esta celebración de la Eucaristía. Es un servicio a la comunidad que nos permite conocer mejor a otros compañeros con los que quizás habíamos coincidido menos y junto con ellos podemos enriquecer nuestro espíritu y nuestro sentimiento comunitario.

Gracias. Amen