Celebraciones - Temas Humanos

Un mundo sin valores?, ¿y nosotros?”                                                   8 de Mayo de 2016

PRESENTACIÓN

Vivimos en una Sociedad que parece haber perdido la capacidad de empatía con las personas que sufren las guerras, la pobreza o el olvido. Muertes de cientos o miles de personas en los mares que nos rodean cuando tratan de huir de la desolación en busca de un futuro mejor que identifican en nuestro próspero (a pesar de todo) Primer Mundo, en esta rica y abundante Europa. Esta parte del mundo no debería olvidar que casi nadie sale de su tierra, de su cultura, de sus raíces por gusto sino que lo hace huyendo de oscuras guerras que, seguramente, se gestaron lejos de sus propias vidas o del hambre inmisericorde que asola a una gran parte de la población mundial.

Nuestro entorno también parece que se inmuniza contra el deterioro del sistema público en general y por la corrupción generalizada en la vida cotidiana.  Este es el panorama con que nos encontramos cada día al levantarnos.

Debemos, por tanto, hacer una reflexión profunda sobre los valores morales que tenemos y que somos capaces de transmitir tanto personalmente como desde la Comunidad. No basta con que nuestra queja o lamento sea más o menos activo, debemos preguntarnos si no somos parte de ese entramado por activa o por pasiva. ¿Somos quizá como el fariseo que solamente nos golpeamos el pecho?

2. Canto: una ciudad para todos (29, página 66)

3. Oración de perdón

-Señor te pedimos perdón porque ante la abrumadora situación en la que vivimos, no somos capaces de potenciar nuestros valores, tanto personal como colectivamente..

Los valores no se deben quedar encerrados en cada uno de nosotros sino salir y actuar al exterior y difundirlos.

-Te pedimos perdón por la escalada de pérdida de valores que llevan a la aceptación social de la corrupción, falta de misericordia con los marginados de nuestra sociedad, con los pobres, con los emigrantes y a las posturas fariseas ante estas situaciones.

-Te pedimos perdón por nuestra indiferencia ante los ataques a los derechos y a la dignidad de los diferentes, marginados,.. los emigrantes que se pierden todos los días en el mar , los abandonados a su suerte en los diferentes campos.

Ante nuestra incapacidad de reacción para lograr un MUNDO MEJOR y fidelidad al mensaje del Evangelio de Jesús. Te pedimos perdón

4. Primera lectura (A.C)

5. Segunda Lectura Lc 18, 9-14

INTRODUCCIÓN AL DIÁLOGO

Cuando el grupo ha preparado la celebración, no entendíamos la respuesta fría, distante o incluso el rechazo ante la tragedia que cientos de miles de seres humanos están padeciendo.  No queremos centrar la celebración sobre los refugiados, un tema que vamos a tratar en profundidad a lo largo de este curso y en sucesivas celebraciones,  sino en reflexionar que nos está pasando colectivamente para reaccionar de una manera tan excluyente, tanto de los gobiernos europeos como de una parte importante de la sociedad. ¿Qué valores son los que dominan en nuestra vida?,  ¿qué valores nos aporta el Evangelio? Nos gustaría preguntarnos ¿si se puede ser feliz sin misericordia, sin empatía, sin compasión, sin amor?, ¿cómo podemos contribuir a paliar este sufrimiento que hemos alrededor?

7. Ofertorio: el kilo verde, las llaves de la Comunidad, flores, pan y vino, bolsas. Canto Hay que vivir (85, página 72)

8. Anáfora basada en la carta del Papa sobre los refugiados con Padre nuestro de Mons. Proaño. La PAZ

1.- Damos gracias a Dios Padre por el don de la misericordia que hemos recibido  gratuitamente  que alimenta y robustece nuestros sentimientos de solidaridad  hacia el prójimo

TODOS.- Gracias al amor gratuito de Dios derramado en nuestros corazones que nos hace sentir responsables de nuestros hermanos y hermanas donde quiera que vivan.

2.- Reconocemos nuestras imperfecciones y carencias. Esperamos y desesperamos con la misma intensidad y vivimos una continua contradicción entre el fracaso y la utopía. Pero siempre encontraremos en ti la fuerza de la Esperanza.

TODOS.- Te damos gracias por hacerte presente entre nosotros, por enviar un soplo de Espíritu liberador que agita la rutina y la pasividad en la que vivimos instalados. Gracias por la Comunidad, que a pesar de todas sus contradicciones, es capaz de iniciar caminos de liberación.

3.-Gracias porque los valores evangélicos de la  acogida y el encuentro estan moviendo a muchas personas y organizaciones que, superando prejuicios y miedos, se dedican a acoger, cuidar y defender a las personas vulnerables sin distinción de edad, sexo, color o nacionalidad.

4.- Compartir el pan y el vino es sinónimo de compartir vida, de sellar una alianza con la Humanidad doliente, con los desplazados y desterrados, con los que están solos o enfermos. Todas las personas caben alrededor de esta mesa.  

5.- Por eso, repetimos el gesto de aquella noche en que tomaste un trozo de pan y lo repartiste entre todos diciendo:

TODOS.-“Tomad y comed todos de él, porque esto es mi Cuerpo, que será entregado por vosotros".

6.- Y después acercando  la copa de vino  la ofreciste diciendo:

TODOS: Tomad y bebed todos de esta copa símbolo de la alianza nueva y eterna que se derrama por toda la Humanidad para su liberación del egoismo y la indiferencia.

7.- Líbranos de la indiferencia y el silencio que nos convierten en espectadores que contemplan sin conmoverse a los muertos por sofocamiento, penurias, violencias y naufragios.

8.- Ayúdanos a recuperar la cultura bíblica de la hospitalidad entre los pueblos donde se está dispuesto no solo a dar sino también a recibir de los otros. Donde la acogida al extranjero que llama a la puerta es como abrir las puertas a Dios en persona.

Todos.-  Francisco nos anima: “No se dejen robar la esperanza y la alegría de vivir que brotan de la experiencia de la misericordia de Dios, que se manifiesta en las personas que encuentran a lo largo de su camino”.

Comunión (Música)

Acción de gracias

Señor, te damos gracias, porque queremos parecernos al publicano, aunque tantas veces nos parezcamos al fariseo.

Te damos gracias, porque a veces logramos ser autocríticos y somos capaces de reconocernos como somos: egoístas, cómodos, orgullosos,…

Te damos gracias porque esa es nuestra forma de ser y, sin embargo, la gracia del señor, tu gracia, está con nosotros.

Ayúdanos a permanecer fieles a tus enseñanzas aunque nos sea tan difícil y  lo logremos tan pocas veces

Despedida y anuncios