Celebraciones - Vida Comunitaria.

¿CÓMO VIVIMOS NUESTRO OCIO COMUNITARIO?

ANAFORA

29 de junio de 2014

Equipo.- Levantamos los corazones hacia a ti Padre/Madre bueno, porque domingo tras domingo, nos has reunido alrededor de esta mesa para compartir nuestra vida

Equipo.- Hoy, último domingo de este curso, queremos celebrar esta reunión, con el deseo de que a la vuelta del verano nos volvamos a encontrar aquí.

Equipo.- Descubrimos que la Comunidad nos estimula a anunciar la justicia y el evangelio, a extender la fuerza del amor y a compartir nuestros bienes y nuestro tiempo con los más desfavorecidos.

TODOS.- Te damos gracias Señor porque, como Padre, sabes lo que nos conviene y nos animas a seguir haciendo camino, a pesar de los problemas y dificultades que encontramos.

 

Equipo.- No hay fruto que no necesite tiempo para madurar, ni el río llega sin recorrido previo al mar. Nosotros, carne y espíritu, necesitamos tiempo para todo. Para nacer y morir, para aprender y olvidar, llorar y reír, amar y trabajar. Y tiempo también para descansar.

TODOS.- Te damos gracias Señor por tu presencia en nuestra vida,  por que este año has derramado el espíritu sobre nosotros y han surgido dones y carismas de responsabilidad, de interpretación profética, de atención a los más necesitados, de espíritu de acogida…

Equipo.- Este año hemos continuado nuestros proyectos de ayuda y asumido nuevas responsabilidades  individuales y colectivas. Y hemos tratado de hacerlo con generosidad y alegría.

TODOS.- Estamos decididos a seguir caminando por donde Tú nos digas. Ilumina nuestras mentes para descubrir los signos de estos tiempos y no permitas que nos dejemos llevar por la comodidad, el conformismo, la desesperanza y el desaliento.

Equipo.-  La comunidad comienza el período vacacional con el propósito de aprovecharlo al máximo; con tiempo para disfrutar del descanso de las rutinas cotidianas, de emprender actividades lúdicas para las que quizás no hemos tenido tiempo durante el curso.

Equipo.- También queremos dedicar parte de ese tiempo a descubrirte, Señor, en la Naturaleza, en la inmensidad del mar, en la belleza de las montañas, en los amaneceres y atardeceres.

Equipo.-  En la reflexión intima, empapándonos de la experiencia de otras personas que la transmiten a través de sus escritos. En definitiva, a cultivar nuestro espíritu.

Equipo.- Pero antes queremos despedirnos alrededor de esta mesa, del mismo modo que lo hubiera hecho Jesús.

Equipo.- En aquella noche, la última de su vida, tomó el pan y dando gracias al Padre, lo partió y repartió a sus amigos y amigas diciendo:

TODOS.- TOMAD Y COMED TODOS DE ÉL, PORQUE ESTO ES MI CUERPO QUE SERÁ ENTREGADO POR VOSOTROS.

Equipo. - Del mismo modo, tomó la copa, dio gracias y se la pasó diciendo:

TODOS.- TOMAD Y BEBED TODOS DE ÉL, PORQUE ESTE ES EL CÁLIZ DE MI SANGRE, SANGRE  DERRAMADA POR TODA LA HUMANIDAD PARA EL PERDÓN DE LOS PECADOS. HACED ESTO EN MEMORIA MIA.

Equipo.- Este es el sacramento de nuestra fe.

TODOS.- Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección, ven  Señor Jesús.

Equipo.- Queremos incorporar en esta copa, la presencia diaria del drama social que hemos vivido durante este año: guerras, desahucios, paro, hambre, muertes a las puertas de nuestras fronteras, la dolorosa situación de los inmigrantes que consiguen llegar a nuestro país y malviven en la marginalidad...

Equipo.- Recordamos a todos aquellos que no pueden disfrutar de vacaciones. Reivindicamos el derecho de todos, tanto a un empleo digno, como a un tiempo de descanso; ambas cosas necesarias para la plena realización de la persona.

Equipo.- Recordamos a nuestros enfermos y a los que nos han dejado durante este año y disfrutan ya junto a Ti.

TODOS.- Ponemos todo ello en la mesa para decirte, Señor, que aunque estamos cansados por lo vivido durante el curso, sabemos que al volver de nuestro descanso, vas a seguir a nuestro lado dándonos fuerzas para continuar en nuestras luchas por conseguir que este mundo sea más justo e igualitario

Equipo.- Por Cristo, con Él y en Él, queremos darte gracias Padre, por congregarnos en la unidad del Espíritu Santo, para compartir esta comida y bebida de salvación.

Equipo.- Oremos juntos como el Señor nos enseñó:

TODOS.- PADRE NUESTRO QUE ESTÁS EN LOS CIELOS...

Equipo.- Y con la esperanza y alegría de volvernos a encontrar de nuevo aquí, compartimos el pan y el vino, dándonos antes un abrazo de paz.

Actualizado ( Jueves, 31 de Julio de 2014 15:02 )