Celebraciones - Santo Tomás.

AL SERVICIO DE LA CONSTRUCCION DEL REINO Las 4 velas                  1 de febrero 2.009

1.         Bienvenida y Saludo. Dinámica de la celebración. Introducción De acuerdo con las mejores tradiciones populares, vamos a celebrar nuestra Eucaristía de hoy en honor, recuerdo y homenaje a Tomás de Aquino, nuestro santo patrón.

Como sabemos, la figura de Tomás de Aquino destacó en el siglo XII por el gran servicio que su obra prestó a toda la cultura occidental. El suyo fue un trabajo y un compromiso por implantar racionalidad y coherencia en la Teología de la época. Con ello logró superar viejas herencias de pensamiento mágico primitivo y, sobre todo, ofreció al mundo un testimonio de su fe en el hombre, de su apuesta por el humanismo; una síntesis de fe y razón que aportaba mayor sentido a toda la experiencia vital humana.

Nosotros hoy, en esta celebración del patrono de la comunidad, buscaremos impulso, desde las fuentes,  para dotar de racionalidad o, mejor dicho, de coherencia nuestra experiencia vital, que adquiere sentido unificador a partir  de la figura  de Jesús de Nazaret. Coherencia entre la vivencia de nuestra fe y de nuestro compromiso social; coherencia entre nuestro amor a Dios sobre todas las cosas y nuestro amor al prójimo, el mismo y único amor que nos enseñó Jesús; coherencia entre trabajar por el Reino de Dios y trabajar por un mundo nuevo, pues es en esa realidad histórica donde se manifiesta el plan de Dios para la humanidad.   Por esa unificación, por esa coherencia  queremos apostar hoy.

Con este ánimo os invitamos a vivir esta Eucaristía como celebración (celebrar lo que vivimos; alegrarnos y dar gracias por ello).y  como llamada, porque es mucho lo que falta para que este mundo, esta sociedad nuestra, se acerque a lo que Dios quiere para toda la comunidad humana.

En el guión de la Eucaristía, antes de actualizar la memoria de la última cena de Jesús, nos detendremos a recordar cuál fue para Jesús el lema de su vida, la causa principal a la que dedicó su tiempo, sus fuerzas y su vida entera: anunciar el “reino de Dios. En segundo lugar, repasaremos cómo vivieron las primeras comunidades cristianas la llamada al servicio y la entrega en pos del mensaje de Jesús; y concluiremos con una mirada sobre nuestra propia comunidad que va descubriendo día a día la exigencia de trabajar al SERVICIO de la construcción del Reino de Dios en un mundo nuevo.

2.         Canción. Canticorum                                                                             CORO

3.         JESUS Y EL REINO DE DIOS  (Pagola)

LECTOR: “Sin temor a equivocarnos, podemos decir que la causa a la que Jesús dedica su tiempo, sus fuerzas y su vida entera es lo que él llama el “reino de Dios. Es, sin duda, el núcleo central de su predicación, su convicción más profunda, la pasión que anima toda su actividad. Todo lo que dice y hace está al servicio del reino de Dios. Todo adquiere su unidad, su verdadero significado y su fuerza apasionante desde esa realidad. El reino de Dios es la clave para captar el sentido que Jesús da a su vida y para entender el proyecto que quiere ver realizado en Galilea, en el pueblo de Israel y, en definitiva, en todos los pueblos”.

TODOS: Jesús puso toda su actividad y toda su vida el Servicio del Reino.

LECTOR: En la práctica, Jesús “no se instala en Cafarnaún, donde él y sus amigos tienen su casa; quiere difundir la noticia del reino de Dios por todas partes; sabemos que recorrió los pueblos situados en torno al lago; evitaba las grandes ciudades de Galilea, y se detenía en las aldeas del entorno o en las afueras de la ciudad, donde se encuentran los más excluidos,

TODOS.  Jesús prefiere las gentes sencillas del pueblo llano

LECTOR :En las aldeas busca entre los vecinos personas dispuestas a proporcionarles comida y un alojamiento sencillo; no sabemos cómo afrontan los inviernos, cuan do arrecian las lluvias; se acerca a las casas deseando la paz a las madres y a los niños, que se encuentran en los patios, como cuando trabajaba como artesano; sale al descampado para habar con los campesinos, que trabajan la tierra; su lugar preferido era, sin duda, la sinagoga o el espacio donde se reunían los vecinos, sobre todo los sábados.

TODOS. Jesús busca el encuentro directo con las personas y las busca donde ellas se encuentran

LECTOR: No es algo casual; es una estrategia bien pensada. El pueblo ya no tiene que salir al desierto a prepararse para el juicio inminente de Dios. Es Jesús mismo el que recorre las aldeas invitando a TODOS a “entrar” en el reino de Dios, que ya está irrumpiendo en sus vidas…

La curación de los enfermos y la liberación de los endemoniados son signos de una

sociedad de hombres y mujeres sanos, llamados a disfrutar de una vida digna de los hijos e hijas de Dios…   Jesús ve en estas gentes de las aldeas el mejor punto de  arranque para la renovación de todo el pueblo.

TODOS. Jesús descubre en el trato directo con las personas su capacidad de transformación y de irradiación

LECTOR: Pero,  probablemente, hay otra razón más poderosa en su corazón. En estas aldeas de Galilea está el pueblo más pobre y desheredado, despojado de su derecho a disfrutar de la tierra regalada por Dios; aquí encuentra Jesús más enfermos y maltratados por los poderosos; aquí es donde Israel sufre con más rigor los efectos de la opresión…

Los que viven en las ciudades: dirigentes, grandes terratenientes, recaudadores de impuestos, sacerdotes… no son los representantes del pueblo, sino sus opresores…La implantación del reino de Dios tiene que comenzar allí donde el pueblo está más humillado. Estas pobres gentes son las “ovejas perdidas”… más necesitadas de pobres de Galilea.

TODOS. Jesús tiene muy clara su opción por los pobres y en su liberación sitúa la                       realización del Reino de Dios

4.         Canción La noticia es amor    pg 44                                                  TODOS

5.         Lectura Hechos de los Apóstoles II.

EL SERVICIO DE LA PRIMERA COMUNIDAD CRISTIANA.

CRONISTA: Jesús encarga a los que le acompañaban:

LECTOR:   “seréis testigos míos en Jerusalén y también en toda Judea y Samaría, y hasta           los confines de la tierra.” Hech. 1,8)

CRONISTA: Habla Pedro en Pentecostés:

LECTOR.: “éstos no están borrachos, como suponéis vosotros; no, está sucediendo lo que predijo el profeta: Sucederá en los últimos días –dice Dios- que derramaré mi Espíritu sobre todo mortal; profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas, vuestros jóvenes es y vuestros ancianos soñarán sueños; y sobre mis siervos derramaré mi Espíritu en aquellos días y profetizarán”.(2, 15. 16-18)

TODOS: La vida dota de capacidades a todo mortal. Y Dios otorga sus dones al servicio

de la humanidad.

CRONISTA:  Pedro y Juan están con un lisiado a la puerta del templo. En narraciones como ésta, el lisiado representa al pueblo de Israel.

LECTOR. “Pedro le dijo: “Plata y oro no poseo, lo que tengo te lo doy; en nombre de    Jesús Mesías, el Nazareno, echa a andar”.

CRONISTA: Agarrándolo de la mano derecha, lo levantó. En el acto se le robustecieron las piernas y los tobillos, se puso en pie de un salto, echó a andar y entró con ellos en el templo por su pie, dando brincos y alabando a Dios” (3, 6-8).

TODOS. Hasta el milagro está en manos de quien pone su amor y su fe en la dinámica

del reino y del servicio a los hermanos.

CRONISTA: Las autoridades se oponen a las actuaciones de los apóstoles; les cogen presos; les sueltan sin saber qué hacer; ellos se defienden y terminan orando con la              comunidad.

LECTOR: “Enteraos bien todos vosotros y todo el pueblo de Israel que ha sido por obra de Jesús Mesías, el Nazareno, a quien vosotros crucificasteis y a quien Dios resucitó de la muerte; por obra suya tenéis aquí a éste sano ante vosotros. Ese Jesús es la piedra que desechásteis vosotros los constructores y que se ha convertido en piedra angular”. (Hec. 4, 10-11. 19. 23-31)

TODOS. Esa confianza en Jesús es la que pone audacia y valentía en el que sirve.

CRONISTA: Los apóstoles se atreven a dar profundas lecciones a los sacerdotes.

LECTOR.: “¿Puede aprobar Dios que os obedezcamos a vosotros antes que a él?            Juzgadlo vosotros. Nosotros no podemos menos que contar lo que hemos            visto y oído”.

CRONISTA: En cuanto los soltaron, volvieron a los suyos y les contaron lo que les habían dicho            los sumos sacerdotes y los senadores. Al oírlo, todos a una invocaron a Dios en voz             alta:

LECTOR.: “Dueño nuestro,…tú dijiste…”¿por qué se amotinan las naciones y los pueblos planean fracasos?  Se juntaron los reyes y se aliaron con un propósito común contra el Señor y contra su Mesías” Realmente se aliaron Herodes y Poncio Pilato con las naciones paganas y pueblos de Israel contra tu Santo servidor Jesús… fíjate cómo nos amenazan y concede a tus siervos exponer tu mensaje con toda valentía; al mismo tiempo, extiende tu mano para que se realicen curaciones, señales y prodigios, cuando invoquemos a tu santo servidor Jesús”.

TODOS. Vamos reconociendo que orar en comunidad es el impulso inicial y el resultado final de la acción del creyente

CRONISTA: “Por mano de los apóstoles se realizaban muchas señales y prodigios en medio del pueblo. Otra vez, mandaron echar mano a los apóstoles y, a la vista de todos, meterlos en prisión. Al ser interrogados, sobre la resurrección de Jesús, su salida del calabozo con las puertas cerradas y sobre la necesidad de obedecer a Dios antes que a los hombres, contestaban:

LECTOR.: “Testigos de estos hechos somos nosotros, y también el Espíritu Santo, que Dios ha dado a los que le obedecen” (5, 12.18.25.32.41-42)

TODOS.     El testimonio y el servicio son la gloria del que trabaja para la construcción

del reino de Dios y felicidad de los hermanos y hermanas.

CRONISTA: “Por aquellos días, al crecer el número de los discípulos, se produjo una protesta de los de lengua griega contra los de lengua hebrea, a saber, que en el servicio asistencial de cada día desatendían a sus viudas”.  Los Doce convocaron la asamblea de los discípulos y les dijeron:

LECTOR.: “No está bien que nosotros desatendamos el mensaje de Dios por un servicio de administración. Por tanto, hermanos, escoged entre vosotros a siete hombres de  buena fama, llenos de Espíritu y saber, a los que podamos encargar de este asunto; nosotros nos dedicaremos a la oración y al servicio del mensaje”. (6, 1. 2-4. 6)

TODOS.   La llamada a nuevos servidores es la necesidad permanente que tenemos, de                          poner en ejercicio nuestras capacidades y las de los demás.

CRONISTA: “A Esteban, después de su exposición de la historia de salvación desde Abraham hasta Jesús…lo empujaron fuera de la ciudad y se pusieron a apedrearlo.  Luego,  cayendo de rodillas, lanzó un fuerte grito:

LECTOR.:   “Señor, no les tomes en cuenta este pecado”.(,58.60)

TODOS.     Llegar hasta las últimas consecuencias, y perdonando, es la grandeza del amor  cristiano en el servicio, al que estamos llamados.

CRONISTA:  San Pablo enseñaba sobre los dones del Espíritu, como capacidades humanas, para servir a la comunidad y a TODOS los hombres y mujeres.

LECTOR: “Los dones son variados, pero el Espíritu el mismo; las funciones son variadas, aunque el Señor es el mismo; las actividades son variadas, pero es el mismo Dios quien lo activa todo en todosS…y se le da a cada uno para el bien común”.

CRONISTA: Sucede con los cargos o responsabilidades en la comunidad, como sucede en el    cuerpo humano.

LECTOR.: “Es un hecho que el cuerpo, siendo uno, tiene muchos miembros, pero los miembros, aun siendo muchos, forman entre todos  un solo cuerpo…y tampoco el cuerpo es todo el mismo órgano, sino muchos… ( 1 Cor. 12, 4-11. 12-26)

TODOS.   Paso a paso, vamos aprendiendo esa disponibilidad de todo lo nuestro, hasta hacerla incondicional; aun sabiendo que, si estamos disponibles, nos lo quitarán todo de las manos.

6.         Canción. Amen                                                                                    CORO

7.         Ofrendas: La vida de la Comunidad

CRONISTA: San Pablo habla de dones, como: profecía, enseñanza, asistencia, funciones directivas, palabras sabias o acertadas; fe; dones para curar; obras extraordinarias; mensaje inspirado; distinguir inspiraciones; hablar diversas lenguas; traducirlas. (1 Cor. 12, 7-11. 28)

También nosotros queremos hacernos conscientes de los dones que cada cuál ha recibido, y  presentarlos como ofrenda al servicio de la comunidad. Para  que, enriquecidos en la vivencia comunitaria, se hagan útiles a la humanidad toda.

(Intervienen, en primer lugar, los miembros del Consejo y continúan otros miembros de la comunidad)

LECTOR: La comunidad no se sirve a sí misma en un ejercicio de servicios mutuos; la comunidad crece hacia dentro, para servir mejor a la sociedad.

La Comunidad no descansa, puesta su mirada en la utopía de Jesús: un mundo de hombres y mujeres libres; orgullosos de su dignidad personal y colectiva; felices de estar construyendo entre todos su propio mundo, renovándolo cada día; mujeres y hombres realizados en sí mismos y seguros de que su gloria es la misma gloria de Dios.

TODOS: Te damos gracias, Padre, por los dones y recursos de todo tipo, que nos regalas cada día.  Gracias por la insondable generosidad, con la que tantos hermanos nuestros, dentro y fuera de la comunidad, sirven a la sociedad.

Despierta en todos nosotros esa disponibilidad gratuita, para que no dejemos infecundos los talentos, que recibimos de la vida.    AMÉN

  1. 8. Memoria Sacramental de Jesús

LECTOR: Llegados a este momento de nuestra celebración, Señor, como Jesús en la cena de despedida de sus amigos y amigas, presentamos el pan y alzamos la copa.

TODOS: Sabemos que, al hacer esto, cada vez que comemos de este pan y bebemos de esta copa, proclamamos la muerte del Señor, hasta que él vuelva. (1 Cor. 11, 26).

LECTOR: Repetimos hoy este memorial con el espíritu y la actitud que Jesús nos encomendó: “Sabéis que los que figuran como jefes de las naciones las gobiernan como si fueran sus dueños; y los poderosos las oprimen con su poder. No ha de ser así entre vosotros. Al contrario, el que quiera ser importante entre vosotros, que se haga servidor de todos, y el que quiera ser el primero, que se haga el siervo de todos. Así como el Hijo del Hombre no vino para que lo sirvieran, sino para servir y dar su vida en rescate por todos”. (Mc. 10, 42-45)

TODOS.  Como Jesús, queremos aspirar a ser los primeros sólo en acompañar y servir a los hermanos.

LECTOR: Con el sentido profundo y largo que le dan los teólogos:

TODOS. “Cualquier ministerio o es liberador o no es en absoluto ministerio auténtico en la Iglesia…De tal manera que el sentido y la razón de ser del ministerio consiste precisamente en ser un servicio en la comunidad y para la comunidad de los creyentes… Pero su razón de ser y su finalidad esencial es el servicio para la liberación de todos los que sufren y se ven oprimidos” (J. M. Castillo)

LECTOR. Nosotros creemos firmemente que Jesús en el pan y en el vino nos simbolizó servicio y entrega por toda la humanidad. Cumpliendo su encargo, lo revivimos ahora,            unidos al servicio y la entrega de las primeras comunidades, que nos legaron su      mensaje. Y unidos también a nuestro pequeño y pobre servicio de cada día.

Estas fueron sus hermosas y significativas palabras, que nunca olvidaremos:

TODOS. “Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros; haced lo mismo en memoria    mía”.

(Breve silencio)

TODOS: “Esta copa es la nueva alianza sellada con mi sangre; cada vez que bebáis,        haced lo mismo en memoria mía”.   (1 Cor. 11, 24-25).

(Breve silencio).

LECTOR Con la Conferencia nacional de obispos de Brasil asumimos  que:

TODOS. “…el reino de Dios es más amplio que la Iglesia visible, y su contenido primero es todo lo que es fruto de la justicia, verdad y amor, donde quiera que eso      acontezca. Igualmente, su realización es obra del Espíritu a través de los cristianos, mas también a través de todo hombre de buena voluntad”.

LECTOR Unidos en ese talante universal de fraternidad comprometida con toda la humanidad,            entonamos la oración de Jesús: la oración de los hermanos al mismo Padre común.

TODOS.  Padre Nuestro.  (cantado)

Padre nuestro que estás en la tierra

desvelado por nuestros desvelos

Hoy tu nombre nos sabe a justicia

Nos sabe a esperanza, y a gloria tu reino.

PADRE NUESTRO, PADRE NUESTRO

NO ERES DIOS QUE SE QUEDE EN SU CIELO

TÚ ALIENTAS A LOS QUE LUCHAN

PARA QUE LLEGUE TU REINO

Padre nuestro que sudas a diario

en la piel del que arranca el sustento

Que a ninguno nos falte el trabajo

Que el pan es más pan cuando hubo el esfuerzo

PADRE NUESTRO, PADRE NUESTRO

NO ERES DIOS QUE SE QUEDE EN SU CIELO

TÚ ALIENTAS A LOS QUE LUCHAN

PARA QUE LLEGUE TU REINO

Padre nuestro que no guardas nunca

Contra nadie venganza o desprecio

Que te olvidas de ofensas y agravios

Y pides que todos también perdonemos.

Padre nuestro, padre nuestro....

PADRE NUESTRO, PADRE NUESTRO

NO ERES DIOS QUE SE QUEDE EN SU CIELO

TÚ ALIENTAS A LOS QUE LUCHAN

PARA QUE LLEGUE TU REINO

10.       Comunión.

Canción Dona Nobis Pacem                                                  CORO

11.       Acción de gracias

12.       FINAL  Gaudeamus, igitur    pg 28                                   CORO y TODOS