Celebraciones - Vida Comunitaria.

25 AÑOS CAMINANDO JUNTOS                                                                23 de Enero de 2011

Introducción

            Nuestra comunidad una vez más se viste hoy de fiesta.

            Celebramos los 25 primeros años de la boda, allá en la Universitaria, de Juanjo y Elena, hoy aquí presentes, presidentes de la celebración y en términos sacramentales “ministros” de la misma.

            Su boda, exactamente el 18 de enero de 1986, fue la última celebrada en la Parroquia Universitaria, en los “Bajos del Museo de América”. En julio de aquel año, Suquía suprimió la Parroquia, aunque no imaginaba que aquello le dio mucha mas fuerza a la Comunidad.

            Por que nuestra comunidad ha estado siempre bien de teólogos, de exégetas incluso de apóstoles; pero siempre ha estado muy mal de profetas. Todos recordamos a uno de los más insignes cuando, al momento de ser elegido Karol Wojtila como papa Juan Pablo II, salió a la puerta exclamando “¡¡¡ Cojonudo, un papa del Este!!!. ¡¡¡Qué visión!!! Bueno, pues hubo otro profeta que, cuando Juanjo y Elena, a la sazón miembros del Consejo o de alguna comisión, dado que siempre han estado participando activamente en la vida de la comunidad, empezaron lo que se llama “a salir”, vaticinó: “a esta pareja no le veo ningún futuro juntos”.

            Juanjo y Elena han sugerido el lema de está celebración: “25 años creciendo juntos”; y ese “creciendo juntos” les incluye a ellos y a nosotros, como la comunidad ha sido dinamizador de su crecimiento y como su vida y su testimonio juntos ha provocado el crecimiento de la comunidad. Esos 25 años son símbolo, y por ello sacramento, del crecimiento de toda la comunidad. Ya lo profetizó Suquía: a esa comunidad no le veo ningún futuro.

            Las lecturas, y de alguna manera la estructura de la celebración, recuerdan la celebrada hace 25 años. Ellos nos irán proponiendo por qué eligieron aquellas lecturas y por qué para ellos y para nosotros siguen teniendo vigencia hoy.

            Con nuestra enhorabuena, os proponemos iniciar la celebración cantando “Juntos para soñar” canto que está en la página 6, nº 7.

  1. Momento penitencial                                                  
  2. 1ª Lectura    1 Cor. 13
  3. 2ª Lectura. Bienaventuranzas Mt. 
  4. Canción: La Noticia es amor                                 pg 6. nº 54
  5. Introducción al diálogo                       
  6. Ofrendas:
    • Foto
    • Hijos
    • Flores
    • Pan y Vino

                                      Anáfora de la celebración de! 23 de Enero de 2011 "Caminando Juntos"

P.- Te aclamamos hoy, Dios del amor, por estos veinticinco años que Elena y Juanjo celebran aquí, junto a todos nosotros y nosotras, junto a sus hijos, junto a nuestra Comunidad que, en gran medida, ha marcado nuestros caminos. Por ello, llenos del gozo y felicidad que suponen estos veinticinco años, y por los muchos más que

 

 

 

 

Como grupo venimos caminando juntos, aclamamos al Señor  y le pedimos fuerza para seguir avanzando guiados por su Palabra

Todos.- Gracias Dios, Padre y Madre de toda la Humanidad, por habernos dado la oportunidad de compartir juntos todos estos años. Gracias también porque tu palabra que, lejos de aislarnos entre los muros del templo, nos da vida. Nos hace seguir caminando día a día junto con otros hermanos y hermanas superando el cansancio, el desánimo y la tentación de! acomodo.

L1.- Gracias Señor por la magia de la amistad, ¡qué suerte hemos tenido por tener a cada uno de nosotros unidos en esta mesa alrededor de tu Palabra de Vida y Esperanza! Gracias por haber sido ese cemento indeleble que hace que, aunque la estructura se avejente, siga firme como en aquellos lejanos 70.

L2.- Este viaje no lo hemos hecho solos. Recordamos, Señor, a todas aquellas personas que nos han acompañado durante este largo recorrido y que hoy no están sentados en esta Asamblea pero cuya presencia sigue viva. Se fueron pero se quedaron, qué gran paradoja que sólo la fe en la Humanidad es capaz de explicar.

(SILENCIO. Si alguien quiere hacer presente algún nombre)

Todos.- Porque, la vida no se construye individual sino colectivamente. Porque somos una parte del todo que necesita de los demás para seguir vivos. Porque nuestro proyecto no tendría sentido sí no se vive plenamente en Comunidad; juntos en este largo caminar, juntos soñando, juntos luchando, juntos porque creemos que debe venir el Reino, ese otro mundo necesario que Tú nos has enseñado.

L2.- Por todo, proclamamos unidos nuestra alegría con e! Santo:

 

Santo, Santo, Santo los cielos te proclaman                                                porque mi Dios es Santo, la tierra llena

Santo, santo, santo es nuestro Rey Yahvé                                                       de su gloria es. (bis)

Santo, Santo, Santo es el que nos redime,                                                       

CIELO Y TIERRA PASARÁN

MÁS TUS PALABRAS NO PASARAN (bis)

NO, NO, NO PASARAN (bis)

 

Bendito el que viene en nombre del Señor.

Da gloria a Jesucristo, el hijo de David.

Hosanna en las alturas a nuestro salvador

Bendito el que viene en nombre del Señor (bis)

 

CIELO Y TIERRA PASARÁN

MÁS TUS PALABRAS NO PASARAN (bis)

NO, NO, NO PASARAN (bis)

P.- Reunidos Señor, alrededor de esta mesa, en ¡a fiesta que supone reconocer que estás entre nosotros, queremos recordar el momento en que nos enseñaste que este pan y este vino no son solo para nosotros, sino para todos los hombres y mujeres que hacen posible un mundo más justo y solidario. Por eso, lo tomaste en tus manos y bendiciéndolo lo repartiste entre tus discípulos, diciendo                                        TODOS:

"Tomad y comed todos de él, porque esto es mi Cuerpo, que será entregado por vosotros".

P.- Del mismo modo, acabada la cena, tomaste la copa y dando gracias la bendijiste, diciendo:

TODOS:

"Tomad y bebed todos de él, porque éste es el cáliz de mi Sangre, Sangre de la alianza nueva y eterna que será derramada por vosotros y por todas las personas para el perdón de los pecados. Haced esto en conmemoración mía".        

Este es el sacramento de nuestra fe. Anunciamos tu muerte y proclamamos tu resurrección. ¡Ven, Señor Jesús!

L3.- Señor, que tu muerte y resurrección sigan estando presentes en nuestra vida cotidiana, que nos abras entrañas de misericordia, que seamos capaces de aplacar la sed con el agua de tus palabras y encontrar alivio en la ternura de tus actos-

TODOS:

Por Cristo, con él y en él, a ti, Dios Padre omnipotente, en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos. Amén.

L4.- Siguiendo lo que Tú nos enseñaste, no podemos sentarnos a compartir este pan y este vino si antes no nos hemos reconciliado con nuestros hermanos. Por eso queremos, necesitamos, darnos la paz, una paz que debe trascender a mi próximo para llegar a mi prójimo. Con ese compromiso nos damos la paz.

P.- Y una vez henchidos por !a Paz de Cristo, nos atrevemos a repetir esa sencilla oración que es toda una declaración de principios, un auténtico manifiesto revolucionario capaz de cambiar e! mundo. Por eso, con la manos cogidas, nos dirigimos a ti diciendo, "Padre nuestro,-."

Música para la Comunión  Gracias a la vida pg 54 nº 66

ACCION DE GRACIAS

Llamamos  a esta parte de la celebración “Acción de gracias”, cuando es así que toda ella  es una acción de gracias, pues eso es lo que significa la palabra Eucaristía.

Pero en fin, Señor que nos escuchas, admitimos que esto es como un resumen de lo que hemos estado diciendo todo el rato. Todos quienes hemos participado en esta Eucaristía te damos las gracias, cada uno  por unas razones  parecidas:

 Elena y Juanjo te las dan por haberse encontrado dentro de nuestra Comunidad y por haber recibido tu inspiración (porque fue tuya, Señor) de haberse unido en matrimonio hace ahora 25 años, y porque esta unión, como a la mayoría de matrimonios que aquí somos, ha servido para su crecimiento personal, su madurez y su felicidad y para tener unos hijos que son alegría suya y nuestra.

El resto de la Comunidad te agradece haber tenido en su seno a estos dos seres entrañables, que tanto han contribuido a la construcción de la misma con su trabajo, su esfuerzo, su dedicación y el ejemplo que nos dan.

Yo, personalmente, te agradezco  tenerlos como amigos y porque ellos me tengan a mí como tal.

La amistad, se dice, es un tesoro y los creyentes creemos que todo bien procede de Ti. Ser amigos todos entre todos nosotros es un bien que te agradecemos infinitamente, Señor.

Así es. Amén.

Canción de despedida.

                        Somos como esos viejos árboles             pg 39 nº 45

 

Actualizado ( Viernes, 26 de Agosto de 2011 18:32 )