Celebración en la Asamblea de Otoño       3 de octubre de 2020

1.- Canción de entrada

2.-Presentación. Oración

Hemos dedicado estos dos días a pensar cómo podemos seguir avanzando en la reflexión sobre nuestra fe. Hemos compartido un largo camino de cerca de 40 años que nos ha permitido ir identificando con lucidez lo esencial de tu mensaje. Pero el camino no ha acabado y todavía nos quedan fuerzas para seguir con esta importante tarea.

La fuerza nos viene precisamente del tema que queremos tratar en la celebración: La respuesta a esa pregunta tan relevante que, como nos cuenta Mateo en el Evangelio que leeremos, le haces a tus discípulos ¿Quién decís que soy yo?

Para nosotros eres el modelo. Siguiendo tu camino, el que nos has enseñado, el de la construcción del reino, vamos conociéndote mejor. Vamos separando lo importante de lo secundario y se nos va haciendo evidente, sin posibilidad de engañarnos, que creer en ti es trabajar por los demás; por un mundo más justo en el que te hagamos visible, sobre todo ahora que todo es tan confuso y estamos rodeados de tanto sufrimiento.

Acompáñanos en esta celebración, ilumínanos, como los has venido haciendo a lo largo de la asamblea.

3.- Oración de Perdón

 

4.- 1º Lectura. . Extracto del Cap.5 del libro “El Evangelio Marginado” de José Mª CASTILLO Los cristianos nos hemos preocupado mucho de interrogarnos sobre quién es Jesús, de confesar en qué medida estamos convencidos de su divinidad.

Pero esta cuestión no es tan frecuente en los evangelios. Cuando los sinópticos narran el primer encuentro de los discípulos con Jesús no hacen referencia alguna a la fe de aquellos hombres que terminarán siendo los apóstoles. A ninguno le pregunta Jesús si tiene o no tiene fe. Y menos aún, si en sus creencias son firmes. Incluso el evangelio de Juan, lo primero que destaca es que aquellos hombres siguieron a Jesús (Jn.1, 37-40). El “sígueme” es el mandato o exigencia a partir del cual se establece la relación de Jesús con sus discípulos. Lo decisivo es el seguimiento de Jesús.

Eso es lo que los evangelios narran del encuentro de Jesús con los pescadores del Lago de Galilea, con el publicano Leví, con los aspirantes a discípulos que fracasaron en su intento, con el joven rico,…etc. La relación con Jesús se define por el seguimiento, que solo es posible cuando el individuo se desprende de toda atadura, especialmente la riqueza. “El que quiera venir conmigo, que se niegue a sí mismo, cargue cada día con su cruz y me siga” (Mc. 8, 34; Mt. 16, 24; Lc. 9, 23)

EL seguimiento no priva de importancia a la fe en Jesús y en el Dios de Jesús. La fe, como confianza ilimitada en Dios que se nos hace presente y se nos revela en Jesús, es imprescindible. Una persona que no se fía de Jesús, ¿cómo va a poder seguirlo?  Fe y seguimiento se implican mutuamente. Pero quienes queremos ser fieles al Evangelio de Jesús hemos de tener claro que la Cristología no se elabora desde la fe, sino desde el seguimiento de Jesús. Que, lo que decide las posibilidades de ser discípulo de Jesús no es la solidez de la fe fe en Dios, sino la integridad del seguimiento de Jesús. Para conocer a Jesús y vivir su enseñanza y su proyecto de vida, el factor determinante es el seguimiento.

De hecho, los discípulos no conocieron a Jesús a través de la teología ni de  la ortodoxia de las creencias, sino viviendo con Jesús  conforme a su proyecto de vida. El seguimiento de Jesús es, en definitiva, no el aprendizaje de una doctrina sino la identificación de una vida. Ahí se encuentra el centro del Evangelio.arginado”.(Ángel)

5.- Evangelio. Evangelio según San Mateo 16,13-20.

En aquel tiempo, al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: ¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?»

Ellos contestaron: «Unos dicen que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas.»

Él les preguntó: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?»Simón Pedro tomó la palabra y dijo:

«Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo.»

Jesús le respondió: «¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no ha salido de ti, te lo ha revelado mi Padre que está en el cielo. Ahora te digo yo: tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará. Te daré las llaves del reino de los cielos; Todo  lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo.»Y les mandó a los discípulos que no dijesen a nadie que él era el Mesías.

6- Reflexión  ¿Quién es Jesús para nosotros hoy?

¿Es un Profeta que criticó la falta de justicia y misericordia de las Autoridades con los más desfavorecidos?

¿Es un judío de fe profunda que cree en la idea de Dios como Padre?

¿Es un hombre de Dios que seguimos por sus enseñanzas y ejemplo de vida?

¿Creemos que hay una parte Divina en su Humanidad?

7.- Ofrendas.

  • Comisión de Apoyo Comunitario
  • Pan y Vino

8.-Te damos gracias Padre y Madre… Santo Santo…

Te pedimos también Señor que envíes tu Espíritu…

9.- Consagración. Él mismo, en la noche en que iba a ser entregado, tomo el pan

Al acabar la cena hizo lo mismo con la copa…..

Este es el Sacramento de nuestra Fe

10.-Recordemos personas fallecidas…

11.- Comunión: Silencio

12.- Acción de gracias. Por la Asamblea